23Abr
2012
Escrito a las 9:49 am

La crisis dejará una huella profunda en nuestras vidas tanto si somos mordidos por la depresión como si tenemos la suerte de observar sus fauces lejos de las dentelladas. Pero no toda su herencia será negativa. Este tiempo de angustia también nos dejará  algunas enseñanzas útiles para afrontar mejor preparados el próximo ciclo bajista. Entre ellas destaca una nueva forma de entender el trabajo.

Uno de los objetivos vitales de nuestros padres era conseguir un puesto de trabajo en una empresa grande. Nuestra generación ha preferido, como norma general, buscar en cada momento la empresa que mejor valorase nuestras capacidades. Es decir, nosotros hemos pasado de la búsqueda de un empleo a la ‘empleabilidad’. Nuestros hijos, sin embargo, tendrán que encontrar clientes que estén dispuestos a pagar por sus conocimientos, habilidades y  los resultados de las mismas, sin pensar en un puesto de trabajo o en un empleo tal y como lo hemos entendido hasta hoy.

Nuestros descendientes no habrán de concebir el trabajo como un lugar donde se desenvuelve una relación laboral, sino una transacción comercial. No es un sueldo el objetivo, sino una justa remuneración para su contribución, ya se realice mediante un contrato laboral o sea el fruto de una relación puramente mercantil.

En este contexto, las redes sociales constituyen una magnífica oportunidad para construir una marca personal que contribuya a la ‘empleabilidad’ o a incrementar el precio que un cliente esté dispuesto a pagar por el producto o servicio que cada persona ponga en su mercado.

Tu marca personal en las redes sociales requiere planchado para evitar las arrugas.

Como observador del mercado laboral y usuario no compulsivo de las redes sociales, me he atrevido a sistematizar algunas claves para construir una marca personal solvente:

 

  1. Tu  identidad es una y es múltiple al mismo tiempo. La personalidad de un internauta no sólo descansa en una red social, sino en todas. Pero no en todas tiene los mismos ‘amigos’ o seguidores. Por ello es importante que en cada red queden reflejados tus valores, tu forma de entender el mundo y lo que quieres transmitir en cada momento.
  2. No eres un contenedor, sino tus contenidos. Hay personas que son meros transmisores de los pensamientos de otros. Si quieres construir una marca propia tienes que dotarla de personalidad propia, lo cual requiere contenidos propios.
  3. Si sabes de todo es que no sabes de nada. (Aunque sea una doble negación, así se entiende mejor esta clave). Es interesante ofrecer a tus seguidores una cierta especialización, un área de expertise en la que seas reconocido.
  4. Tu reputación es un viaje de largo recorrido con muchas estaciones. La marca no se construye con media docena de tuits. Cada post, cada entrada, es una estación de un viaje de largo recorrido durante el cual se puede incluso cambiar la estrategia en una red o abandonarla o concentrar los esfuerzos en una nueva. Pero no se debe perder la perspectiva de cuál es el destino, hacia dónde nos dirigimos, qué queremos conseguir con nuestras contribuciones.
  5. No hagas perder el tiempo a otros. Es mejor quedarse callado que saturar la red con una sucesión de comentarios inconexos y exentos de interés.
  6. No busques amigos ni seguidores, sino afectos y seguimientos. No se trata de tener muchos amigos o seguidores o pertenecer a muchas comunidades, sino de construir una red que aporte realmente valor a tus objetivos y viceversa. Entre tanta cantidad y ruido, la calidad es cada vez más relevante.
  7. Tu vida privada no suele importarle a la gente. Aunque no ocurre lo mismo en todas las redes (Facebook provoca más comentarios relacionados con la vida personal que otros sitios de comunicación), los episodios personales no suelen despertar interés e incluso pueden transmitir una idea de frivolidad.
  8. Y, sobre todo, por favor, tus “me gusta” son para otros. Una cosa es gustarse a sí mismo (una dosis de autoestima es necesaria) y otra caer en el narcisismo de calificar con un “me gusta” un post propio. El onanismo digital atenta contra tu reputación.

Estas son mis claves. Estoy seguro de que las redes me devolverán muchas más. Dar para recibir.

trackbacks

[…] Os aconsejo especialmente su artículo sobre claves para construir una marca personal solvente: http://www.fabulasdecomunicacion.es/yo-soy-mi-red/comunicacion/ […]

8 comentarios

001
Juan Repullés
23.04.2012 a las 16:46 Enlace Permanente

José Manuel, creo que la marca personal es un recurso estratégico para conseguir reconocimiento y diferenciación, Tom Peters afirma que “a personal brand is your promise to the marketplace and the world.”

Sabes que soy un apasionado del branding y creo que la metodología que usamos para construir una marca es válida también para nuestra marca personal. Tenemos primero que “trabajar” nuestra identidad, analizar nuestros principales valores y competencias y no tratar de aparentar lo que no somos. Nuestra marca debe comunicar nuestra propuesta de valor.

Las redes sociales nos ofrecen posibilidades de comunicarnos con una audiencia más amplia y de establecer redes de colaboración y contacto profesional. Pero, sin la estrategia adecuada, son en el mejor de los casos una pérdida de tiempo.

Mae West decía que la personalidad es el resplandor que hace que nuestra luz traspase el escenario y el foro de la orquesta para llegar a ese gran espacio negro donde está nuestra audiencia. Ese espacio es el que tenemos que conquistar.

Un fuerte abrazo,

002
JMV
23.04.2012 a las 23:36 Enlace Permanente

Estimado Juan:
Lo mejor de las redes sociales es que si das, recibes. Este es el caso de mi último post, porque tu reflexión es mucho mejor que la mía. Tomo buena nota.
Muchas gracias por tu contribución.

003
ALEJANDRO
24.04.2012 a las 11:24 Enlace Permanente

Muy sofisticado para mí aunque creo que se lo remitiré a mi hijo porque la reflexión me parece interesante.
Yo soy mas de aquellos antiguos que decían que “el buen paño en el arca se vende” y no porque yo me considere un buen paño, sino porque, me temo, que cualquier imagen que yo me planteara transmitir, seguro que sería una imagen peor de la que “la gente” tiene.

Un abrazo, ALEJANDRO.

004
Mario Ostolaza
24.04.2012 a las 12:44 Enlace Permanente

En general, estoy totalmente de acuerdo contigo. Mi única duda es que sean sólo nuestros “descendientes” los que sufran un cambio en las reglas de juego laborales. Estos cambios considero que ya están aquí y prueba de ello es la reciente reforma laboral del Gobierno y lo que está por venir…

005
JMV
24.04.2012 a las 14:54 Enlace Permanente

El aprendizaje no sólo debe ser para nuestros descendientes, sino también para nosotros, porque nos quedan bastantes años para culminar nuestra carrera profesional.

006
Angel
24.04.2012 a las 19:14 Enlace Permanente

Muy interesante la reflexion asi como los comentarios anexos,como dice Alejandro en su comentario es todo muy sofisticado pero esta claro que hay que actualizarse,pero lo que es evidente que para vender algo hay que darlo a conocer y las redes sociales son un canal fantastico para ello .Creo que unos de los valores que recuperaremos despues de esta epoca es la sinceridad, la transparencia y la honradez por tanto no utilicemos las redes sociales para hacer creer a los demas lo que no somos descargando en ellas todas nuestras frustraciones
Seamos nosotros mismos con nuestras habilidades y conocimientos y recordemos que no hay una segunda oportunidad para una primera impresion
Angel

007
Stephan F.
25.04.2012 a las 13:54 Enlace Permanente

Eres brutal cuando te pones sentencioso. Cómo se notan esos años escribiendo titulares 😉 Me quedo con “Nuestros descendientes no habrán de concebir el trabajo como un lugar donde se desenvuelve una relación laboral, sino una transacción comercial”.

Efectivamente, tal como dice Don Tapscott: Esto no es una crisis. Es un cambio histórico. Este artículo es de obligada lectura para entender que los cambios (yo prefiero el término evolución) que planteas son reales y que, como indica Mario, ya están aquí.

He aquí el artículo imprescindible: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110121/54103612286/esto-no-es-una-crisis-es-un-cambio-historico.html

¡Buen post!

008
JMV
27.04.2012 a las 19:35 Enlace Permanente

Las crisis producen muchos daños, pero también sirven para sacar lo mejor de nosotros mismos. Angel, tu reflexión es una buena prueba de ello y ojalá se cumpla.

Dejar un comentario

*