Diversion en inglés significa desvío. Con el uso de anglicismos nos estamos desviando de la riqueza del español.

Los anglicismos son cool (perdón, modernos) y, en apariencia, hablan de nosotros como personas que estamos updated (perdón, actualizadas) y que formamos parte de una comunidad que vive on line (perdón, conectada) y casi on live (perdón, en directo). Para ser fashion (perdón, a la moda) en PR (perdón, relaciones públicas o comunicación) hay que introducir palabras en inglés en nuestro speaking (perdón, habla) y wording (perdón, forma de redactar). Porque no suena igual “tener una call” que “atender una llamada”.

Tal vez el uso de palabras en inglés tenga una explicación psicosocial relacionada con el deseo de romper el aislamiento en el que España vivió durante varias décadas hasta la restauración de la democracia y la progresiva internacionalización de nuestra sociedad y de mostrar un perfil o background (perdón, experiencia) global.  Atrás comienza a quedar una generación limitada en la práctica de otros idiomas. Una mayoría de millennials (perdón, generación Y) hablan otro idioma, han salido con frecuencia de España y tienen amigos de otros países y culturas.

Yo soy el primero en reconocer que los anglicismos han logrado hacerse un hueco en mi vocabulario. Y el primer paso para cambiar algo es reconocer su existencia y descubrir cómo nos afecta. El idioma español es, como mínimo, tan rico como el inglés y dispone de suficientes significantes para alimentar nuestro lenguaje. Defendamos la pureza de nuestra lengua.

Por eso, alejados de complejos y vergüenzas propias y ajenas, propongo que sustituyamos los anglicismos por las palabras españolas. He aquí unas cuantas:

 

Background:  Antecedentes, experiencia.

Big data:  Ingente cantidad de datos.

Board:  Consejo.

Board director:  Miembro del consejo de administración.

Bot:  Robot.

Branding:  Gestionar la marca.

Branded content:  Contenidos generados por una marca.

Briefing:  Sesión informativa o informe.

Budget:  Presupuesto.

Call:  Llamada.

CCO (Chief Communication Officer):  Director de comunicación.

CEO (Chief Executive Officer):  Consejero delegado.

Coach:  Acompañante.

Coaching:  Acompañamiento.

Cool:  Moderno, fresco, a la moda, guay.

Cool hunter:  Cazador de tendencias.

Conference call:  Reunión por teléfono.

Consumer:  Consumidor.

Content:  Contenido.

Cookie:  Registro de navegación.

Data:  Datos.

Earned media:  Medios ganados.

E-mail:  Correo electrónico.

Engagement:  Implicación.

Fake:  Falso.

Fake news:  Noticias falseadas.

Fashion:  A la moda.

Fee:  Tarifa.

Feedback:  Respuesta.

Feeling:  Sentimiento, sensación.

Forecast:  Pronóstico, predicción.

Free press:  Contenido publicado en los medios por acción de un gabinete de comunicación.

Home:  Portada o página de acceso.

Inbound marketing:  Marketing de contenidos.

Influencer:  Influyente.

Landing page:  Página de aterrizaje.

Laptop:  Ordenador portátil.

Lobby:  Grupo de presión.

Lobbying:  Gestión de los grupos de presión.

Manager: Gestor.

Media:  Medios de comunicación.

Metrics:  Métricas.

Meeting:  Reunión.

On line:  En línea.

On live:  En directo.

Own media:  Medios propios.

Paid media:  Medios pagados (publicidad, por ejemplo).

P&L (Profits and Loses):  Cuenta de resultados.

Player:  Jugador.

Press release:  Nota de prensa.

Profile:  Perfil.

Public affairs:  Asuntos públicos.

Publicity:  Contenido ganado en los medios de comunicación.

Quote:  Declaración, cita.

Report:  Informe.

Research:  Investigación.

Shopping:  Compras.

Smart data:  Datos inteligentes o inteligencia de datos.

Social Media:  Redes sociales.

Storytelling:  Narrar.

Streaming:  Emisión en directo a través de internet.

Speaker:  Conferenciante.

Speaker opportunities:  Oportunidades para hablar en público.

Tablet:  Tableta.

Talent:  Talento.

Target:  Objetivo.

Trainer:  Entrenador.

Training:  Entrenamiento.

Trend:  Tendencia.

Updated:  Actualizado

Webpage:  Página de internet.

Wording:  Redacción.

 

Por cierto, las palabras no son penauts (perdón, cacahuetes) ni se las lleva el wind (perdón, el viento). Las palabras nos definen y construyen nuestra realidad. Cuidemos las nuestras.

 

3 comentarios

001
Juan Ramón Plana Pujol
19.06.2018 a las 15:25 Enlace Permanente

Grandísimo, no es algo nuevo, siempre lo es, pero siempre hay que decirlo

002
Jesús González
20.06.2018 a las 00:44 Enlace Permanente

“Defendamos la pureza de nuestra lengua”
Pues mal empezamos si usamos INFLUENCIADOR que ¡NO ESTÁ EN EL DICCIONARIO!!
Con lo fácil que hubiera sido traducirlo bien.

003
jmvelasco
20.06.2018 a las 11:09 Enlace Permanente

Gracias por la corrección, Jesús. Tienes razón. Lo he sustituido por “influyente”. Un saludo.

Dejar un comentario

*