18Nov
2015
Escrito a las 6:59 am
Juan Merodio, promotor de Business in Change y un buen ejemplo de conferenciante. Fotografía de Isabel Ruiz.

Juan Merodio, promotor de Business in Change y un buen ejemplo de conferenciante. Fotografía de Isabel Ruiz.

 

En los congresos o eventos solo se recuerdan a tres tipos de ponentes: el que te inspira, el que te proporciona información útil para tu trabajo y el que te hace sentir que pierdes el tiempo.Si quieres ser recordado y no encajar en el tercer tipo, me atrevo a sugerirte los siguientes consejos:

1.  Se humilde, controla tu vanidad. No serás juzgado por quién eres, sino por lo que aportes a las personas que forman la audiencia.

2 . No cuentes tu historia, sino lo que aprendiste con tu historia. El mero hecho de reconocer un aprendizaje es un acto de humildad.

3.  Habla del tema que domines, siendo consciente de que en la audiencia puede haber alguien que sepa más que tú. La ignorancia es osada y se descubre rápido.

4.  Se tú mismo, evita imposturas y ‘postureos’. La autenticidad es un valor en alza.

5.  Crea contexto con la audiencia. Utiliza los primeros momentos para generar empatía.

6.  Si arrancas con una idea fuerza, a mitad de la ponencia busca algo para recuperar la tensión expositiva y, por ende, el nivel de atención. Si el relato requiere una estructura ascendente, no tardes en generar expectación… y no frustrarla.

7.  Pon ejemplos que el público entienda o con los que se pueda identificar.

8.  Proporciona ideas, casos o soluciones que los asistentes puedan trasladar a sus trabajos u organizaciones.

9.  Busca puntos de vista que sean novedosos y sorprendan.

10.  Cita las fuentes, sobre todo cuando se trate de estadísticas o estudios empíricos que respalden tu idea.

11.  Utiliza el sentido del humor, incluso para reírte de ti mismo. Cada sonrisa cuenta.

12.  Utiliza o evoca imágenes, pero no olvides que la más importante es la tuya.

13.  Mide bien los tiempos. Ajústate al que tienes asignado.

14.  No corras. Es mejor hablar menos que hablar rápido. Busca tu ritmo.

15.  Conecta con la mirada de las personas, saltando de una a otra de forma natural.

16.  Muévete por el escenario y, si no es posible, utiliza el cuerpo y las manos para cambiar las posturas. En un escenario, moverse significa ‘deslizarse’ con suavidad.

17.  No te repitas.

18.  Si te equivocas, reconócelo. No ocultes tu vulnerabilidad.

19.  Anticipa y prepara las preguntas que piensas que los asistentes te pueden hacer.

20.  Y da las gracias cuando te despidas sin que parezca que esperas aplausos.

 

Estos 20 consejos se pueden resumir en tres frases: “Sé quien eres, habla de lo que mejor sabes y no olvides para quién lo haces”.

 

 

Dejar un comentario

*