30Nov
2012
Escrito a las 3:28 pm

El chocolate tiene efectos euforizantes

Desde que la leí no logro apartarla de mi mente. Una sola frase, una sentencia de vida, una chispa que enciende una y otra vez mi red neuronal. Apenas cuatro palabras que activan la búsqueda del nirvana de los sentimientos.

Se pronuncia despacio, saboreando los sustantivos: “Chocolate para el alma”.

Una combinación perfecta entre un nutriente que nos ayuda a sobrevivir y la búsqueda de la trascendencia que nos invita a vivir intensamente cada instante.

Científicamente, el chocolate estimula la segregación de endorfinas, los transmisores de la felicidad. Tal es la fuerza del cacao que algunas investigaciones han llegado a probar que una onza de chocolate provoca una mayor excitación cerebral que un beso en la boca.

Entre las más de 600 sustancias químicas que contiene destaca la feniletilamina, de la familia de las anfetaminas, por su poder euforizante. La feniletilamina actúa en el cerebro desencadenando un estado de bienestar emocional. No son pocas las personas que acuden al chocolate para combatir la tristeza o la preocupación.

El chocolate  es rico, además, en alcaloides, como la cafeína y la teobromina. A ello se suma su poder calórico y antioxidante. Las semillas de cacao aportan más de 30 componentes con propiedades antioxidantes, entre las que se encuentran flavonoides y ácidos.

Por si fuera poco, aplicado externamente mediante masaje tiene propiedades terapéuticas, ya que facilita el drenaje de las distintas capas de la piel, lo cual resulta recomendable para tratamientos contra la celulitis, la sequedad y las manchas en la epidermis. Las mascarillas de chocolate, por ejemplo, aumentan la hidratación y, en consecuencia, retrasan la aparición de arrugas. Del mismo modo, también está indicado para personas que sufren artritis o artrosis en sus articulaciones.

Finalmente, está probado que la ingesta moderada contribuye a mejorar la salud cardiovascular, de tal suerte que previene enfermedades de corazón y el desarrollo del cáncer.

Como en casi todas las cosas de la vida, el exceso tiene contraindicaciones. En el caso del chocolate, su gran cantidad de componentes químicos y de grasas no facilita su digestión. Ello obliga al hígado a trabajar más que con otros alimentos. El azúcar que se le añade al cacao para que pierda su amargura y acidez le confiere un alto poder calórico y, en consecuencia, puede producir obesidad. Y, desde luego, no es recomendable para personas con diabetes.

En cualquier caso, los beneficios de un consumo moderado son muy superiores a los de sus riesgos. Una semilla que convenientemente tratada y combinada con azúcar y leche alimenta, retrasa el envejecimiento, reduce el riesgo de infarto, mejora el aspecto físico y, por encima de todo, provoca euforia (aunque pasajero, uno de los estadios más intensos de la felicidad) es lo más parecido a la piedra filosofal que haya existido jamás.

Y, si así es, ¿por qué nos hemos dedicado a devorarlo sin tino ni gusto?

La burbuja que acaba de estallarnos no tiene origen financiero, sino que brotó del desequilibrio entre el cuerpo y el alma. Durante años nos hemos empecinado en atiborrar de chocolate al primero sin ocuparnos del segundo. El azúcar y la leche han ido ganando cuota al cacao, de tal forma que las propiedades positivas del chocolate han perdido espacio en beneficio de las dañinas cuando se consumen en exceso.

En los años de la exuberancia –racional o irracional, poco importa ya-  hemos permitido que la euforia del instante se imponga sobre la dilatación del tiempo, ese mecanismo sensorial cuya misión es que cada segundo merezca la pena.

La crisis, no repentina, pero sí traumática, es como la prescripción facultativa que provoca un hígado muy trabajado: “Señor, debe usted de limitar el consumo de chocolate. No supere una onza al día”. Y he aquí que el paciente debe poner de su parte para interpretar adecuadamente el mandato del médico: ese trocito no debe ser alimento para el cuerpo, sino para el alma. Un espíritu saturado de azúcares porque durante muchos años nos han vendido chocolate con un bajo porcentaje de cacao.

Ahora mismo voy a la despensa a por una onza de chocolate negro para blanquear mi alma.

 

5 comentarios

001
Francisco J. López Ramos
30.11.2012 a las 17:19 Enlace Permanente

Por seguir la metáfora, además el cacao como la crisis llegaron de América, aunque de puntos distintos. En fin, comparto plenamente la actitud de darle pequeños placeres al cuerpo para soportar la presión mental que soportamos con la crisis. Unos por padecerla directamente y otros por contemplarla, que tampoco es agradable. Pero el optimismo nunca decaiga. Saldremos de esta y habremos aprendido algunas buenas lecciones.

002
Luisa Alcalde
30.11.2012 a las 18:09 Enlace Permanente

Presi:

Deléitate con un poquito del que supera el 97% de cacao y prueba a reescribir el blog, seguro que te detienes menos en las propiedades terapéuticas del cacao y más en las emociones que te sugiere.

Si necesitas conocer algunas marcas de gran calidad, mándame un DM y te daré referencias; no es cuesión de utilizar tu blog para hacer publicidad de productos delicatessen ni para el alma, ni para el cuerpo.

003
Ignacio Jaén
30.11.2012 a las 21:50 Enlace Permanente

Termino de cenar y leo tu post y no puedo reprimir la necesidad de comerme una onza, solo una, para ver si me anima el cuerpo y me levanta el alma. Muchas gracias.

004
Jordi Castillo
01.12.2012 a las 13:28 Enlace Permanente

El chocolate… que buenos recuerdos, aquellas meriendas de pan con una onza de chocolate, en mi caso “El Gorriaga”… recuerdos de pantalones cortos en pleno invierno, balones de futbol y en vez de zapatillas deportivas, botas de caña baja.
Ahora el chocolate o sus sucedáneos se consumen envueltos en harinas y grasas, con una relleno de color marrón, – eso debe ser el chocolate- como si hubiera salido de un tubo industrial. Calorias y grasas que vuelven a nuestros retoños obesos y fofos . Lo mismo que la sociedad en que vivimos, superficial, materialista, donde ya no cabe ni la emoción intensa ni el sacrificio pleno. Reivindiquemos el chocolate como vitaminas para nuestra alma, abandonemos el consumismo absurdo que nos conduce a demandar aquello que no necesitemos. Aprendamos a disfrutar de aquellas pequeñas cosas que si mostramos atención pueden emocionarnos. Alimentemos el alma… consumamos chocolate¡¡¡¡

005
JMV
08.12.2012 a las 11:43 Enlace Permanente

En Asturias consumíamos La Cibeles.

Dejar un comentario

*